La sala Jugar con nada/Jugar con todo está dedicada juegos de patio, vereda y calle, juegos y juguetes que se transmiten de generación en generación muchas veces sin que se sepa cómo ocurre ese pasaje. Los temas de la sala son la herencia lúdica y el derecho a jugar. También la posibilidad o no de jugar afuera y con otros.

 

La sala Construir-Destruir muestra juegos y juguetes que representan la construcción, la creación, aquello que suma algo al mundo. Los juegos de construcción incluyen de algún modo la acción de destruir. El ciclo de la vida se organiza alrededor de esa tensión entre lo que nace y lo que termina. La sala incluye los juegos de crianza y los juguetes para bebés, porque simbolizan la bienvenida que se da a los niños y niñas cuando llegan al mundo. En este sentido criar es construir. Por el contrario, los juguetes de guerra representan lo destructivo: la violencia, la falta de diálogo, el descuido, la violencia contra los niños y niñas. El tema de la sala es la relación entre los juguetes y juegos de construir o destruir con la necesidad de dar protección a los más chicos, su derecho a vivir y crear.

 

La sala Universo-Mi casa agrupa los juguetes que invitan a conocer el mundo, a moverse, a viajar. Representan el viaje real o imaginario. Para quien es pequeño, una vuelta alrededor de la mesa acarreando un auto ya es un viaje. Viajar, aunque no sea muy lejos, lleva a conocer los modos de vida diferentes, otras costumbres e ideas. A veces se viaja por obligación o por fuerza, se es inmigrante o exiliado. Cuando nos vamos a veces queremos volver. ¿Adónde nos gusta volver? A ese lugar o persona que es nuestro hogar. Todos los niños tienen derecho a ser recibidos cuando llegan al mundo.
Hay diversidad de modos de vivir la infancia que son igualmente válidos. Como muestra esta sala, la industria juguetera crea juguetes que valoran unas culturas pero desconocen o desvalorizan otras y no es común ver juguetes que las representen.

 

La sala Trabajar-Descansar agrupa juguetes que representan el trabajo y el tiempo libre usado en compañía de pares, adultos, o en soledad. Si bien los juguetes en general están vinculados al tiempo libre, los de esta sala además representan ese tiempo libre, o lo contrario: el trabajo. Por un lado, los entretenimientos, como el teatro, el circo, o el cine, fueron reflejados de maneras alegres y fantasiosas. Por el otro lado, los juguetes que refieren al trabajo suelen ser muy estereotipados. En la vida real hombres o mujeres realizan ciertos trabajos que los juguetes no representan: hay maestras y maestros pero los juegos de maestra son generalmente para las nenas. Una imagen de una fábrica de juguetes que domina la sala nos recuerda que no siempre existieron los derechos de la niñez y que el trabajo era parte natural de la infancia. Todavía es así para muchos chicos y chicas.